Cómo vencer la ansiedad por el coronavirus

15 secretos para hacer frente al estrés y la ansiedad provocada por el coronavirus COVID-19

Ansiedad por el coronavirus

Cómo afrontar la ansiedad provocada por el coronavirus

¿Quieres saber cómo afrontar el estrés y la ansiedad que provoca el coronavirus COVID-19?

abril 18, 2020

La pandemia del COVID-19 ha alterado la vida familiar en todo el mundo y todos nos enfrentamos a la ansiedad por el coronavirus.

Cuidar nuestra salud mental es tan importante como cuidar nuestra salud física. La buena salud mental y una actitud positiva pueden ayudarnos a enfrentarnos mejor al estrés y la ansiedad por el coronavirus COVID-19.

Sé realista

Ante la situación que vivimos, cierto grado de estrés y ansiedad son inevitables. Por lo tanto, hay que ser realistas y pensar que no podremos evitar toda la ansiedad y estrés que genera la pandemia del coronavirus.

Tratar de mantener los pensamientos bajo control ayuda a mantener el ánimo y evitar el estrés. En lugar de pensar que la situación es catastrófica, es mejor pensar que la situación no es 100% negativa. La situación que vivimos durante la pandemia sigue siendo tolerable. Hay situaciones que, aunque no nos gusten, aún pueden gestionarse razonablemente bien.

No te agobies por el futuro

Concentrarte en tu vida y acciones sobre las cuales tienes control es mejor que estar dándole vueltas a situaciones que quizás nunca lleguen a ocurrir. Recuerda que como dice el dicho, los puentes hay que atravesarlos cuando se llega a ellos. Evitar darle vueltas a ideas y pensamientos de cosas que pudieran pasar, pero todavía no han ocurrido y céntrate en las cosas a las que te tienes que enfrentar ahora.

Evita el exceso de información

Trata de evitar la exposición excesiva a la cobertura que hacen los medios de comunicación del coronavirus. Estar permanentemente escuchando o viendo noticias sobre la pandemia puede intensificar los sentimientos de preocupación y angustia y aumentar la ansiedad por el coronavirus. En lugar de absorber toda la información que se ofrece en los medios de comunicación es mejor seleccionar la información objetiva que nos permita planificar nuestra vida y hacer planes para protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

No te creas todo lo que leas

Existen opiniones muy diversas sobre las amenazas y las consecuencias del coronavirus. Algunas de ellas son muy extremas y al no contar con datos contrastados y fiables, se basan en suposiciones. Además, existen muchos bulos y “fake news” que si te los crees multiplicarán tu inquietud y ansiedad por el coronavirus. Por lo tanto, para informarte utiliza fuentes confiables. Las fuentes confiables te evitarán el estrés y ansiedad injustificados.

Reconoce tus sentimientos

Es normal sentirse abrumado, estresado, ansioso o molesto, entre una amplia gama de otras reacciones emocionales, en la situación actual. Hay que darse tiempo para notar y expresar lo que se siente. Esto podría ser escribiéndolos en un diario, hablando con otros o haciendo algo creativo.

Conserva el pensamiento positivo

Es mejor que uno se concentre en las cosas positivas de la vida. En lugar de centrarse en la cantidad de personas que contraen la enfermedad o en las que fallecen, es mucho mejor centrarse en historias positivas, historias de personas que ayudan a mejorar la esperanza.

Habla con tus hijos

Es importante ayudar a los niños a sobrellevar el estrés y protegerlos de cualquier histeria de coronavirus. Escucha a tus hijos y responde con franqueza a sus preguntas. Proporciona información que sea honesta y precisa. Brinda a los niños información veraz y apropiada para su edad y su nivel de desarrollo. Recuérdales que si obedecen estarán a salvo. Insiste en decirles que algunas noticias e historias que se cuentan en Internet y en redes sociales pueden basarse en rumores o en información inexacta.

Los niños y adolescentes reaccionan, en parte, a lo que ven de los adultos que los rodean. Enséñales las acciones cotidianas para reducir la propagación de gérmenes (lavarse las manos con agua y jabón, cómo deben toser y estornudar…) e insiste en que se mantengan alejados de las personas que tosen, estornudan o enferman. Si actúas con calma y confianza, podrás brindar mejor apoyo a tus hijos.

Contacta con otros

Mantenerse conectado con amigos y parientes, incluso cuando se está confinado puede aliviar el estrés y la ansiedad por el coronavirus. Hablar sobre las preocupaciones y sentimientos puede ayudar a encontrar formas de enfrentar los desafíos. Recibir apoyo y atención de otros puede brindar una sensación de comodidad y estabilidad. Hablar con algún pariente o amigo respecto a cómo te sientes, quizás te ayude a revisar tu perspectiva de las cosas. Y aunque no pueda hacer nada para ayudarte, el simple hecho de escucharte quizás te sirva de desahogo emocional.

Para contactar con otros, quizás resulte útil utilizar los sistemas de videoconferencia para ver las caras de los amigos y familiares, eso siempre ayuda. En algunos casos puede ser interesante utilizar un sistema de videoconferencia grupal.

Ofrece tu ayuda

Ayudar a otras personas en su momento de necesidad y contactar a alguien que pueda sentirse solo o preocupado puede beneficiar tanto a la persona que recibe apoyo como al ayudante. No es casualidad que quienes se centran en los necesitados y apoyan a sus comunidades, especialmente en tiempos de crisis, tienden a ser más felices y saludables que aquellos que actúan de manera egoísta. Ayudar a los demás no solo marca la diferencia, también es una buena forma de mejorar tu propia salud mental y bienestar. Gran parte de la angustia que acompaña a esta pandemia proviene de sentirse impotente. Hacer actos amables y útiles para los demás nos ayuda a recuperar un sentido de control de la vida y a agregar de significado y propósito a nuestra existencia. Aunque estemos confinados, todavía hay mucho que podemos hacer para ayudar a los demás.

Cuídate

El cuidado personal incluye centrarse en cosas que se puede controlar (como tener una buena higiene) en lugar de aquellas en que no se puede hacer nada (detener el virus). Llevar una vida ordenada siempre ayuda. Siempre que sea posible, es mejor mantener una rutina diaria equilibrada, comer a las mismas horas, disfrutar de alimentos saludables y nutritivos, dormir lo suficiente y hacer ejercicio. También hay que buscar momentos para hacer las cosas que nos agradan. Tomar tranquilizantes sin supervisión médica, tomar drogas o abusar del alcohol tampoco ayuda. Por otra parte, el confinamiento quizás sea una buena razón para dejar de fumar.

Descansa

Todos necesitamos descansar y estando confinados, también. Algunos expertos sugieren trabajar o atender distintas responsabilidades durante distintos períodos alternándolos con otros períodos de descanso. Aunque no tengas esa costumbre, una siesta de 15 ó 20 minutos puede resultar reconfortante. Si tienes hijos, cuando estén acostados quizás puedas hacer algo relajante. ¿Por qué no haces una lista de actividades saludables que te gustaría hacer en esos momentos?

Cuida tu sueño

Un sueño de buena calidad es reparador y puede marcar la diferencia entre disfrutar de un día agradable o uno tenso y estresado. El sueño influye considerablemente en cómo nos sentimos mental y físicamente. Por lo tanto, es importante mantener patrones de sueño regulares. Algo que nos ayudará es mantener buenas prácticas de higiene del sueño, como evitar las pantallas antes de acostarnos, reducir la cafeína y crear un ambiente tranquilo.

Relájate

Identificar cuáles son las cosas que más nos gustan y dedicarles algo de tiempo con cierta frecuencia puede darnos más confianza en tiempos de incertidumbre. Por ejemplo, quizás podríamos pasar 30 minutos cada día haciendo algo que nos divierte, como escuchar música, dibujar, pintar, tocar un instrumento o experimentar con una nueva receta.

Aprende algo nuevo

Aprovechar el confinamiento para formarse tiene un doble beneficio. Por una parte, ocupamos nuestra mente en otras actividades y nos olvidamos, aunque sea temporalmente, de aquello que nos inquieta. Por otra parte, cuando termine el confinamiento, estaremos más preparados para afrontar nuevos retos. Si quieres algunas ideas, puedes revisar los cursos y seminarios que ofrecemos.

Busca ayuda profesional

Intenta aplicar cada una de las sugerencias que se plantean en este artículo. Seguramente que verás cómo la ansiedad y el estrés que provoca el coronavirus COVID-19 disminuye. Sin embargo, si notas que la situación te desborda (tienes problemas de sueño, irritabilidad excesiva, problemas de comunicación, sentimientos de culpa, cansancio o desesperanza) quizás necesites ayuda profesional. En ese caso, considera la posibilidad de contactar con algún psicólogo para preguntarle cómo puede ayudarte y cuáles son los mecanismos para veros.

Redactado por Mario Castellá | Qualitalent

Si eres profesional sanitario quizás te interese el seminario sobre el síndrome de Burnout y Trastorno de Estrés Postraumático

Blog> Cómo vencer la ansiedad por el coronavirus COVID-19

https://bit.ly/3aoU5ww