Programas de formación de alto rendimiento

Potenciar el talento para mejorar la competitividad

Nuestra prioridad es potenciar el talento y desarrollar capital humano de alto rendimiento







1

Está demostrado que el éxito de la transformación es tres veces más probable cuando las organizaciones invierten la cantidad adecuada en potenciar el talento digital de sus empleados. 

2

En el entorno actual, las compañías necesitan atraer y retener talento para cubrir los distintos roles implicados en el Big Data y Business Intelligence. En muchos casos, ante la escasez de talento en estos temas, la única opción viable es capacitar internamente al personal disponible.

big-data-1
3

La gestión de personas y el trabajo en equipo no es fácil, y hoy en día, en un entorno marcado por los cambios tecnológicos, resulta imprescindible desarrollar las habilidades y competencias para convertirse en un líder de éxito.

4

Gracias a la inteligencia emocional, es más fácil identificar, comprender y gestionar las emociones propias y las de los demás. Gracias a la inteligencia emocional y la empatía es más fácil comunicarse, relacionarse y llegar a acuerdos y es más fácil resolver problemas y conflictos. 

5

Todos los días tenemos reuniones. Todos los días tratamos de convencer, influir y motivar. Todos queremos que los demás compren nuestras ideas, puntos de vista, productos y servicios. Para ello, es necesario aprender a persuadir. Sin persuasión no hay éxito. Sin persuasión no hay ventas.

6

La adaptación de las empresas a la transformación digital está marcando su supervivencia. La tecnología ayuda a conocer mejor las necesidades y expectativas de cada cliente. Sin embargo, eso no es suficiente. Es imprescindible tratar al cliente como le gusta ser tratado.

7

En un entorno globalizado donde todo está interconectado, las actuaciones de directivos y empleados tienen un alto impacto en el negocio. De hecho, hay numerosos estudios que relacionan el éxito corporativo con la ética empresarial. Y también la falta de ética, con el fracaso.

8

En mundo tan competitivo como el actual, la formación técnica y la experiencia ya no son suficientes. Hoy también son vitales las habilidades personales (habilidades blandas o soft skills), competencias cada vez más demandadas en cualquier sector.

9

La evolución de la globalización ha dado lugar a una gran diversidad cultural en las plantillas de las empresas. Cada vez, hay más personas de distintos países, culturas, religiones, grupos de edad, géneros y orientación sexual, trabajando juntos.

10

Hay muchas habilidades necesarias para ser buenos vendedores, pero quizás la habilidad más importante sea la inteligencia emocional. La inteligencia emocional es la capacidad de expresar y controlar las emociones propias y saber leer las emociones de los demás para responder a ellas con empatía.